intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Cuando en la UCV se escandalizaron de la presencia en aulas de Tiuna El Fuerte

Deja un comentario

En 2012, junto a mi maestro y amigo Andrés Antillano y a mi amiga Chelina Sepúlveda, y con el apoyo de una super mujer Elsie Rosales, inventamos hacer un Seminario de Investigación en la UCV sobre Jóvenes, Violencia y Transformaciones Sociales que concretara nuestros esfuerzos por desarrollar estrategias para comprender estos asuntos en el país. El seminario iba viento en popa cuando de repente, en un Consejo de Facultad el sectarismo “democrático” de la oposición venezolana se hizo sentir con un escándalo que llegó hasta un periódico amarillista de la ciudad de Caracas. El caso es que se afirmaba que como el chavismo no pudo copar las instancias de representación estudiantil en la UCV, entonces buscaba por otra vías penetrar ideológicamente la universidad y “ganar espacios”, y que nosotros “Tiuna El Fuerte” “un grupo violento y dogmático” seríamos el dispositivo perfecto para hacerlo. Además de esto, se injurió a todos estos profesores con los que estábamos impulsando el Seminario. La cosa no pasó a mayores, pero yo que no me iba a quedar callada, me escribí esto en el Diario CiudadCCS.

Hace más de dos años venimos considerando la idea de someter a reflexión y colocar en debate nuestro trabajo de más de siete años junto a jóvenes de barrios populares de Caracas. Pensábamos que nuestros esfuerzos de comprensión y desarrollo de un enfoque de trabajo que respetara, valorara y potenciara las identidades de jóvenes distintos, no ajustados a los modos disciplinados de vivir, debían servir para algo. Debían transformarse en claves para procesos de más largo plazo que, al tiempo que generaran un conocimiento nuevo y revolucionario sobre el joven pobre que vive en las ciudades, contribuyeran con el diseño de políticas públicas juveniles cada vez más acertadas, respetuosas y movilizadoras.

Bajo esta idea, en 2010 impulsamos las jornadas de debate Malandros: identidad, poder y seguridad; y en 2011, el Ciclo de Foros sobre Juventudes Populares. De estas iniciativas articulamos con investigadores, líderes comunitarios, activistas sociales y otros que se movilizan ante el dolor y la rabia que genera ver morir a tantos jóvenes por conflictos violentos. Junto a ellos, nos dispusimos a organizar espacios de trabajo más sistemáticos para la producción colectiva de conocimiento, y en 2012, de la mano del Instituto de Ciencias Penales y del Centro de Estudios de Postgrado de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Central de Venezuela y Unicef, abrimos el seminario Violencia, juventud y transformaciones sociales.

En este seminario confluimos personas que actualmente desarrollamos proyectos de investigación sobre temas vinculados a jóvenes y violencia en diversos contextos (comunitarios, escolares); la idea es construir una perspectiva analítica común que nos permita leer críticamente las condiciones y trayectorias sociales que producen violencia. En nuestro caso, a través del grupo de investigación JuventudesOtras, participamos en calidad de organizadores e investigadores y entendemos que este seminario constituye una de las múltiples actividades que Tiuna El Fuerte lleva a cabo para afrontar este problema; nuestras escuelas de artes urbanas, nuestros grupos de música, danza, teatro; nuestros muralistas, nuestras redes y colectivos hermanos, forman parte de este esfuerzo.

Porque entendemos que la violencia es un asunto político, de los que deciden transgredir radicalmente el orden que los excluye, lo asumimos desde nuestras convicciones político-ideológicas. Hemos optado por los de abajo y desde ahí nos asumimos revolucionarios. Entendemos que Tiuna El Fuerte existe porque la Revolución Bolivariana existe: nuestro pensar y accionar saben a eso que tomó el nombre Chávez y que ha transformado todo por todas partes. Para algunos profesores de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UCV, esto constituye un motivo de condena, se han escandalizado de que un “grupo” como nosotros pretendamos reflexionar sobre este asunto en esta casa de estudios. Este escándalo, además de injuriar a profesores que muestran un compromiso genuino por acompañar procesos orgánicos de transformación de las condiciones que producen violencia, nos ha permitido palpar los niveles de sectarismo y secuestro de la UCV por parte de quienes siguen creyendo que el conocimiento es propiedad anodina de élites. No nos queda sino interpelar a la UCV para que se oponga a estas murallas simbólicas e ideológicas que la mantienen de espaldas a la sociedad que ha autorizado su propia existencia.

Publicado en CiudadCCS / 14/03/12

Anuncios

Autor: Lorena Freitez

Psicóloga Social. Pienso y disputo sentidos comunes. Soy de Venezuela, la tierra de Miranda, Bolívar y Chávez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s