intercomunal

Flujos políticos del siglo 21

Cuando nació el Polo Patriótico: La política sin complejos y el gran polo patriótico

Deja un comentario

En 2011 la primera vez que hablé con Chávez, cuando su huracán revolucionario me tomó con una de las intensidades más fuertes de mi vida. Escribí esto.

Hace más de tres meses nos preguntábamos hacia adentro: “¿Qué es lo que no hemos terminado de hacer nosotros para volver nuestras luchas tema urgente de la agenda pública? ¿Por qué no terminamos de tener beligerancia en la lucha que, diariamente, recompone el orden político y la dirección gubernamental en este país?” Señalábamos que sólo el trabajo de base organizado, ése que hemos sostenido durante seis años junto a miles de jóvenes de los barrios de este país, no bastaba para incidir. Saliendo, quizá, de nuestro candor, entendíamos que la política es igual a pugna, conflicto, y desde ese lugar hacíamos un llamado a los iguales a restringir la tareas que nos diluían en la resolución de carencias, en la gestión de necesidades puntuales, para pasar a prepararnos a abandonar el silencio, la subalternidad; a renunciar a todo complejo de minoría y comenzar a señalar con énfasis fisuras, paradojas, contradicciones e injusticias que hoy, aún en revolución, nuestra sociedad sigue perpetuando. Llamábamos a reconocernos como sujetos con capacidades y legitimidad plena para accionar la política tal como la entendemos: una política sin remoquetes, ejercida por cualquiera, por el que brega en la calle y en el barrio. Ésta es nuestra política, esa que no pide permiso y no espera checar el último requisito del decálogo que certifica al “sujeto político”, para irrumpir y producir por la vía directa transformaciones colectivas.

Nos llamábamos a reconocernos en esa manera salvaje de producir cambios, esa que viene insurgiendo desde el 89, pasando por abril de 2002 y que quizá vuelva a tomar un cuerpo no ya coyuntural, sino más orgánico con el Gran Polo Patriótico de 2011. Sin mediaciones, esta política concreta una “democracia de la calle”, que es auténtica, porque la sentimos nuestra, porque se parece a nosotros, porque la ejercemos desde lo que somos y desde lo que nos gusta hacer; esa será la política que nos asegurará romper con la representación y accionar protagonismo.

Nosotros, los de la “democracia de la calle”, llamamos a ejercer la política sin complejos, no como un asunto de élites, de seres especiales que se hacen llamar “políticos”, sino como un fenómeno masivo del que todos formamos parte, en el que todos tenemos que ver, que decir, que accionar. Esa amplitud que la Revolución Bolivariana trajo consigo desde sus inicios, y que logró repolitizar a todo el pueblo venezolano, dormido durante más de 30 años, renace y vuelve a aparecer con el Gran Polo Patriótico, su autenticidad reposará en nuestra renuncia a todo estatus y tratamiento como minoría.

Publicado por CiudadCCS: Octubre 2011 / http://www.ciudadccs.info/?p=220537

Anuncios

Autor: Lorena Freitez

Psicóloga Social. Pienso y disputo sentidos comunes. Soy de Venezuela, la tierra de Miranda, Bolívar y Chávez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s